Vivir en el Hilton.

El último estreno de Al Pacino se filmó en un hotel de los suburbios de New Jersey.

Danny Collins es el título de la película y el nombre del personaje principal, un cantante septuagenario que no puede despegarse de las baladas que lo hicieron famoso. Durante una crisis existencial, se instala en un hotel para intentar cambiar su vida. La película tiene  todos los clichés del género “estrella de la canción-pasada de moda-y-adicta-que se redime”, pero es Pacino, así que no saldrán defraudados. El Hilton en el que se filmó la película -el de Woodcliff Lake, un suburbio tipo Los Soprano- ya sirve su trago Danny Collins.

De todos modos, sigo creyendo que no hay mejor escena de hotel que el tango -“Por una cabeza”- que Pacino baila con Gabrielle Anwar en Perfume de mujer.

 

Room 155
Próximo post
Post anterior

Comentarios

WORDPRESS: 0
DISQUS: 0
Optimization WordPress Plugins & Solutions by W3 EDGE